Descubriendo Tsuwano, Japón

Japón es un país pequeño en comparación con muchos otros, sin embargo tiene una gran riqueza cultural que te permite encontrar un pequeño tesoro a la vuelta de cada esquina. Tantas cosas tiene para ofrecer que cuando se vende un viaje a Japón muchas veces nos centramos en vender lo que ya todos conocemos y nos olvidamos de las pequeños tesoros ocultos, que a menudo son mucho más impresionantes y que nos marcan más que todo aquello que estamos acostumbrados a ver en internet, revistas o películas.

Tsuwano es una de esas pequeñas joyas.

Cuando vi el nombre de esta localidad en el itinerario de viaje, lo que más me sorprendió fue que al buscar información sobre este lugar, apenas había nada. Las guías le dedicaban media página, en internet casi no había información o costaba mucho dar con ella sin saber cómo buscar, y en la herramienta de información más conocida por los viajeros, es decir, TripAdvisor, tampoco encontré nada interesante. Todo esto al principio me llevó a pensar que este destino no tenía nada que aportarme, ahora, un par de años después de visitarlo, puedo decir que de mis recuerdos de Japón, quizás es este pequeño pueblo el que más me marcó.

A él llegamos en tren y en la solitaria y desierta estación, lo primero que vimos fue un antiguo tren de vapor. Sin embargo no pudimos detenernos demasiado pues una pequeña mujer nos esperaba para llevarnos a través de las antiguas calles del pueblo, hasta un ryokan tradicional. Ya habíamos estado antes en otros ryokan pero todos se veían demasiado prefabricados… Fue en Noren No Yado Meigetsu, donde por primera vez me sentí invadida por el ambiente japonés.

72280050000731960

9976543

Sin embargo no fue esta la mayor maravilla que descubrí en esta localidad… Fue la posibilidad de recorrer las calles del pueblo, descubriendo una antigua villa feudal en cuya calle principal, llamada Tono-machi, puedes encontrar casas de la era Edo, propiedad de los descendientes de los samuráis de antaño,  y también sus estanques de peces Koi bordeando las aceras a cada lado de la calle.

Peces en las aceras

En Tsuwano pude también visitar por casualidad una fábrica de Sake. ¿Cómo fue posible? Pues de casualidad, y es que mientras comíamos en un pequeño restaurante y entablábamos conversación con la dueña, ésta nos dijo que su padre tenía una fábrica de Sake y que si deseábamos verla él nos podía ofrecer una visita guiada. Nada de esto estaba planeado, pero aceptamos encantados y no dudamos en acudir a la pequeña fábrica tradicional para aprender sobre ésta bebida, improvisando así una parada en nuestro itinerario.

Sin embargo nuestra meta principal en este destino, era subir hasta lo alto del santuario Taikodani Inari-jinja, recorriendo así los ocho tramos de escaleras con sus más de 1000 toris rojos que zigzagueaban ascendiendo con cada escalón por la ladera de la montaña, hasta llegar arriba de ésta, donde se encontraba el impresionante santuario rojo. Las vistas desde allí son maravillosas, pues ofrecen una panorámica del valle donde está enclavado Tsuwano.

Imagen

Fábrica de Sake en Tsuwano

ImagenImagen

Japon 2 093

Al descender la montaña de nuevo, nos encontramos con otra sorpresa… El tren que vimos nada más llegar y que pensábamos que era de adorno, recorría ahora las vías y pasaba por encima de un puente cercano. Al final, resultaba que este pequeño pueblo estaba lleno de sorpresas y que a parte de su maravilloso santuario, sus ryokanes tradicionales, su fábrica de sake y otras muchas cosas, también poseía la locomotora de vapor más antigua de Japón, la locomotora de Yamaguchi-go e incluso el festival más importante de Yabusame (tiro con arco a caballo) de Japón y en cuyo pueblo podemos encontrar un interesante museo sobre el tema.

Imagen

Al caer la noche, en el ryokan nos obsequiaron con una maravillosa cena, pero antes de nada a las tres mujeres que íbamos nos ofrecieron la oportunidad de vestirnos con hermosos yukatas que escogieron para nosotras la dueña y las dos empleadas, las cuales amablemente nos ayudaron a ponernos. Así, en un ambiente familiar y muy agradable, cenamos en el salón del ryokan y después nos ofrecieron dos alternativas: ir a ver una obra de teatro japonesa realizada en un colegio o ir a ver los fuegos artificiales sobre la montaña. En nuestro caso elegimos la obra, pero no dudo que los fuegos artificiales habrían sido igual de maravillosos.

Japon 2 109

Quizás fue que tuvimos suerte, quizás que nuestra estancia justo coincidió con el festival de verano o puede que simplemente Tsuwano sea un pequeño lugar mágico de Japón, que independientemente de la época en lo que lo visites te fascine de la misma forma, pero a esa pregunta solo podréis responder vosotros si os animáis a incluirlo en vuestra ruta por Japón.

Yo sin duda lo recomendaría fervientemente.

Paula.

PD: Lamentándolo mucho, tuve que rechazar el ofrecimiento de la dueña del ryokan que pretendía concertar mi matrimonio con el farmacéutico del pueblo. ¡Espero que el joven encontrara mujer pronto! Jajajaja.

Anuncios

2 comentarios en “Descubriendo Tsuwano, Japón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s