RECORRIDO POR LA COSTA DÁLMATA

Hace ya meses que creé esta entrada para VIVO TRAVEL CLUB pero dado que nunca llegaron a subirla a su web, me veo en el derecho de subirla yo a mi blog y de que no se desperdicie. Así que comenzamos…

Antes de nada debemos saber que oficialmente, la Costa Dálmata es la franja de tierra salpicada de islas que se extiende por aproximadamente 120.000 km y que abarca tres países: Croacia, Bosnia-Herzegovina y Montenegro. Sin embargo cuando hablamos de un viaje por la Costa Dálmata no deberíamos olvidar extendernos un poco hacia arriba para así poder visitar el impresionante Golfo de Kvarner y la Península de Istria, que si bien no son propiamente la Costa Dálmata oficial, tienen hermosos e impresionantes lugares que visitar.

Por eso mismo vamos a dividir esta sección en dos recorridos, que podrían hacerse perfectamente juntos en un viaje de 9-11 días o por separado. También es importante señalar que se puede comenzar tanto por Dubrovnik, como por Zagreb, en función de cómo nos combinen mejor nuestros vuelos.

 

COSTA DÁLMATA “SUR” (5 días)

Dubrovnik

Este recorrido por la Costa Dálmata de Croacia empezaría en Dubrovnik, donde realmente con un día en la ciudad y la tarde del día de llegada, tendríamos más que suficiente para conocer los lugares más importantes de esta hermosa ciudad. Si queréis saber que ver en Dubrovnik os recomiendo que le echéis un vistazo a este otro artículo, donde os propongo varias opciones para dos días en Dubrovnik.

 Dubrovnik, Croacia, Reyes De Aterrizaje, Ciudad, Europa

Isla de Korkula

De camino a Korkula podemos hacer una rápida parada en la Isla de Mljet, la cual forma parte de la mitología griega pues se dice que esa es la famosa isla donde Calisto retuvo a Ulises. Desgraciadamente esta isla no ofrece forma alguna de transporte entre los diferentes pueblos, así que es recomendable ir con una excursión ya planeada si deseamos explorarla. Si no, simplemente podemos conformarnos con ver su hermoso paisaje desde el ferry que nos llevará a Korkula.

Nuestra siguiente y principal parada del día, es la isla de Korkula, isla a la cual solo podemos llegar vía ferry. Y si bien hay transbordadores que trasladan nuestro coche de alquiler, muchas veces no es recomendable siquiera alquilar un coche, sobre todo cuando lo que vamos a hacer es a movernos de isla en isla. Esto es solo un consejo, pero es más rápido y sencillo moverse en ferry y luego ya dentro de la isla en autobús, que estar pendiente de los estrictos horarios de los escasos transbordadores que permiten cruzar coches (solo dos veces al día). Si vais a prescindir de coche, no tengáis miedo, hay una amplia oferta de ferrys para cruzar de isla a isla con horarios muy amplios, especialmente en verano cuando amplían sus servicios para abarcar todo el turismo.

Dentro de la isla podemos empezar con el pueblo que da nombre a la isla, Korkula, donde merece la pena visitar la catedral y varios palacios reconvertidos hoy en museos. Uno puede perderse durante horas por el hermoso pueblo, contemplando la belleza de sus edificios y de su costa… o puede desplazarse hasta Vela Luka, la otra gran ciudad de la isla. Quizás incluso se puede hacer una parada de camino en el pueblo de Lumbarda, famoso por sus viñedos, sus casas rurales y su delicioso marisco. Dónde tomemos el ferry al día siguiente para cruzar hasta la isla de Hvar dependerá de dónde elijamos alojarnos una vez en la isla: Korkula o Vela Luka.

Isla de Hvar

Una vez en esta isla, merece la pena dedicar un tiempo a visitar el pueblo que da nombre a la isla: Hvar. Sus casas son una mezcla de estilos góticos, renacentistas y venecianos y sus fortalezas permiten sacar hermosas fotos panorámicas y contemplar la puesta de sol. Si bien se puede explorar la isla y visitar la ciudad de Stari Grad o los hermosos campos de lavanda que son la atracción turística de la isla.

Otra posibilidad es cruzar hasta la Isla de Brac, donde se encuentra una de las playas más impresionantes de Croacia, la playa de Zlatni Rat también llamada El Cuerno o Promontorio de Oro por su forma.

Split

Finalmente llegamos al puerto más importante de la Costa Dálmata, la ciudad de Split. El Palacio de Diocleciano es la atracción principal de la ciudad y es una visita obligada. Sus entradas están llenas de puestecillos comerciales donde comprar abalorios y souvenirs y una vez sales de los túneles que dan entrada al palacio, te encuentras con otra ciudad dentro de sus murallas. Es fácil perderse un día entero por esta ciudad y disfrutar de su mágica belleza.

Si bien podríamos ponerle fin al viaje aquí y tomar uno de los vuelos de vuelta a España, también podemos usarlo como punto de partida para seguir explorando el resto de Croacia, que si bien ya nos alejamos de la Costa Dálmata oficial, ahora comenzaríamos otra ruta igual de bella por ciudades costeras y hermosos parques naturales que no merece la pena perderse ya que has ido hasta Croacia.

Croacia, Split, De La Ciudad Vieja, Europa, Verano

 

“COSTA DÁLMATA” NORTE (6 días)

Trogir

Si elegimos continuar nuestro recorrido tendremos que alquilar un coche en Split, pues a partir de esta ciudad nos va a ser imprescindible para continuar recorriendo el país.

De camino a Trogir, pasaremos por Solin, donde se encuentran las ruinas romanas de Salona, una parada imprescindible para los amantes del arte y de la cultura romana. No tomará más de una hora y media a lo sumo y merece la pena por ver las ruinas tan de cerca que puedes pasear por ellas como si se tratara de un parque.

Pero definitivamente nuestra parada principal del día es la pequeña localidad de Trogir.

Esta no tan conocida ciudad posee un impresionante casco histórico, el cual se encuentra emplazado dentro de una pequeña isla unida al continente por dos puentes, los cuales la sujetan como si de dos brazos estirados se tratasen. Su belleza es inigualable y su ambiente es ideal para descubrir porque la Costa Dálmata es uno de los destinos favoritos de millonarios y famosos.

Playa, Trogir, Townscape, El Agua, Barcos, Reflexiones

Sibenik

Después de los pueblos tan hermosos que hemos visto y que veremos, Sibenik no destaca especialmente entre los demás, aunque tiene pequeñas perlas escondidas que merece la pena buscar mientras recorremos sus calles, como por ejemplo las capillas enclavadas en los muros de los cruces de las calles o los hermosos jardines del monasterio. Además por supuesto, cuenta con una impresionante plaza central y su catedral, además de varias fortalezas con maravillosas vistas.

Sin embargo incluso más recomendable que la ciudad en sí, es el Parque Nacional de Krka, famoso por sus cascadas y su villa llena de antiguos molinos. Se puede hacer una excursión por el lago que te lleva a ver un islote con un monasterio y luego una cascada que de otra forma sería inaccesible, aunque si no cuentas con demasiado tiempo porque has elegido visitar la ciudad, puedes saltarte esta excursión en barco. Es mucho más impresionante realizar alguno de sus senderos y llegar hasta la gran cascada en la que podrás darte un baño.

Croacia, Sibenik, Iglesia, Dom, Arquitectura

Zadar

Desde Sibenik pondremos rumbo a Zadar, una rara y hermosa ciudad que merece la pena no perderse. Es una de las ciudades más grandes e importantes de Croacia, famosa entre otras cosas por su chocolate. Sin embargo hay tres visitas indispensables cuando visitas esta ciudad: su pequeño foro romano situado a los pies de la hermosa Iglesia de San Donato, su Órgano de Mar situado al final del paseo marítimo y al lado de este el monumento llamado “Saludo al sol” el cual que nadie te engañe, pues hay que verlo de noche (de día no verás nada) ya que es cuando las placas solares se activan y empiezan a crear hermosas formas mediante un impresionante juego de luces.

 

Zadar es un buen lugar para disfrutar también del marisco de la Costa Dálmata, en especial de las cigalas. Si quieres darte un capricho, te recomiendo que reserves en el restaurante del hotel Niko, pues es uno de los mejores.

San Donato, Iglesia, Zadar, Monasterio, Croacia

Plitvice

Tanto si el tiempo acompaña como si no lo hace, visitar el Parque Natural de los Lagos de Plitvice es obligatorio. Podría decir que para mí es el lugar natural más hermoso de Croacia, más bonito incluso que las islas. Sus impresionantes lagos de un intenso color turquesa te dejarán sin aliento. También hay una red de senderos que te permitirán descubrir el parque y caminar por caminos de madera sobre los lagos, convirtiendo la visita en un espectáculo único.

Sin embargo Plitvice está lejos de todo, llegar toma su tiempo y volver hacia nuestra siguiente ciudad también, por lo que es muy recomendable hacer noche en alguno de los hoteles cercanos al parque y descansar bien antes de enfrentarte de nuevo a las sinuosas carreteras que te llevarán hasta nuestro siguiente punto del recorrido.

Croacia, Lago, Cascada, Parque Nacional, La Naturaleza

Pula

Este pueblo situado ya en la península de Istria, es un enclave turístico muy importante del oeste de Croacia. Tiene un impresionante coliseo que merece ser visitado y varios monumentos romanos como templos y arcos. Además, será un buen lugar para comer algo antes de continuar el recorrido y de paso descansar de las cuatro horas de viaje en coche que serán necesarias para salir de Plitvice y llegar a Pula.

Ya después de comer hay dos pueblos cercanos que merecen una visita rápida, como son Poreč con su bonito casco histórico y su iglesia con auténticos mosaicos bizantinos, y el pueblo de Rovinj con sus casas de colores cálidos situadas sobre la montaña y su hermoso puerto pesquero. Además, al estar cerca de Pula podremos regresar a esta para hacer noche.

Zagreb

La última parada indispensable de nuestro viaje es la capital de Croacia. Aquí dejaremos ya el coche de alquiler y tomaremos el vuelo para regresar a casa, o bien, si hemos elegido Zagreb como comienzo, empezaremos nuestra ruta anteriormente mencionada. Sea como sea merece la pena dedicar unas horas ya de relax a conocer la ciudad, en especial su casco histórico situado en lo más alto. Desde el casco antiguo llamado barrio de Gradec, con sus impresionantes edificios y su hermosa Iglesia de San Marcos, descienden empinadas callejuelas llenas de comercios y restaurantes, hasta llegar a dos de sus calles principales, la peatonal Calle Ilica, tan solo atravesada por un moderno tranvía y la Calle Tkalciceva, llena de restaurantes de bares.

Otros lugares que no debemos perdernos una vez visitado ya el barrio de Gradec, son la Catedral de la Asunción, el Teatro Nacional e incluso el peculiar y hermoso Cementerio de Mirogoj. Y por supuesto, atrévete a perderte entre las calles y a descubrir lo que Zagreb puede ofrecer antes de regresar finalmente a casa a contarles a todos tu maravilloso viaje por la Costa Dálmata.

Espero que os haya gustado y que os sirva tanto como me sirvió a mi

¡Buen viaje! 🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s